Fantasmas Chocolate o Sexo

Fantasmas Chocolate o Sexo

 

¿Fantasmas Chocolate o Sexo? ¿En serio? 

Por supuesto, Chocolate. Negro y con un alto porcentaje de cacao.

fantasmas chocolate o sexo

Son tres cosas que pueden gustarnos más o menos, pero ¿qué tienen que ver unas con las otras?

Al chocolate se le hizo fama de ser un sustituto del sexo, ¿pero y los fantasmas?

Para llegar a la relación entre fantasmas, chocolate o sexo, primero tenemos que tener en cuenta algunas realidades básicas, que no tienen nada que ver con el mundo de lo paranormal.

Como por ejemplo, vamos a responder estas 3 preguntas:

¿Qué hormona libera el miedo?

Pasar miedo prepara a nuestro cuerpo para defenderse de un ataque inminente. Para ello, el cerebro, ante el estímulo aterrorizante, libera adrenalina y endorfinas. Por el contrario que con el chocolate y el sexo, no se trata de una situación que nos libre del estrés, sino de un estrés positivo cuya función es la de protegernos de una amenaza.

Tanto el sexo como el miedo, son mecanismos para asegurar la supervivencia de la especie. Hoy por hoy no lo tenemos en cuenta y se buscan sus efectos por placer. En el caso del miedo, ese subidón de adrenalina que provoca tantas sensaciones, es a menudo buscado a través de la práctica de deportes de riesgo, o el cine de terror.

 

¿Qué hormonas libera el chocolate?

Según los especialistas en nutrición, el chocolate hace que nuestro cerebro libere endorfinas y serotonina. Unas hormonas que participan en la sensación de bienestar que alivia el estrés.

 

¿Qué hormonas libera tener sexo?

Durante las relaciones sexuales, se libera entre otras, la hormona llamada oxitocina, la cual es vulgarmente conocida como «hormona de la felicidad», porque sus efectos sobre el cerebro también se relacionan con el bienestar y el placer que ayudan a liberar del estrés.

 

Qué es la espectrofilia

 

La espectrofilia es la atracción sexual hacia los fantasmas o la excitación sexual de las imágenes en los espejos, así como el supuesto fenómeno de encuentros sexuales entre fantasmas y humanos. 

fuente: Wikipedia pura y dura

 

La espectrofilia se menciona actualmente como una tendencia, como si fuese algo nuevo, un fetiche en el que el espectrofílico fantasea con fantasmas y otros espíritus, y con escenarios en los que mantiene relaciones sexuales con ellos. Sim embargo, la idea del tener sexo con fantasmas, es muy antigua.

En los mitos griegos ya se relataban relaciones carnales entre seres sobre naturales y humanos.

Según leyendas medievales de occidente, la súcubo, era un demonio que seducía a los hombres adoptando formas femeninas sensuales.

Para seducir a las mujeres en sueños, también estaba el ente contrario, o Íncubo, es decir, un demonio de aspecto masculino.

Pero hay algo que relaciona la excitación sexual y el misterio de un modo mucho más sutil.

Es la excitación que produce lo desconocido. El misterio puede compararse con esa transparencia que cubre a medias un cuerpo femenino, con esa camisa elegante que marca una espalda ancha en un cuerpo masculino.

Incluso más allá de la apariencia, lo que ejerce fascinación en nuestra mente, va más allá de la producción de unas u otras hormonas.

El género romántico, que a pesar de sus detractores sigue siendo el más vendido, lo sabe bien, presentando esos héroes y heroínas que siempre esconden un oscuro secreto, un pasado tenebroso: la socorrida transparencia, que es como el velo entre nuestro mundo y el más allá. El velo entre la vida y la vida después de la muerte, entre el sueño y la vigilia.

Hay un punto de desconocimiento y misterio, que hace que hace que estar leyendo un libro o viendo una película determinada, nos acelere el ritmo cardíaco. Tanto como podría acelerarlo hacer puenting.

 

¿Se puede tener sexo con fantasmas?

 

Según la espectrolifilia, sí es posible. De hecho, existen testimonios de personas que afirman haber tenido sexo con espíritus. Algunas actrices/modelos han manifestado haber tenido experiencias paranormales que podrían encajarse dentro de la espectrofilia. En general, no es algo que se denuncie, y mucho menos que pueda ser fácilmente verificado.

Amethyst Realm, una consejera y guía espiritual inglesa, relata su experiencia personal con fantasmas, de quienes parece disfrutar mucho. Sin embargo, el caso más famoso de espectrofilia, no coincide para nada con la idea amable de fantasmas, chocolate o sexo, pues es un caso terrible y muy dramático.

 

El caso más famoso de espectrofilia

 

Sin embargo, el caso más famoso de espectrofilia, es sin duda el de Carla Morán, una viuda madre de 4 hijos.

En los años setenta, Carla denunció estar siendo agredida sexualmente por un ente paranormal. Su caso fue investigado por  un equipo de expertos del laboratorio de parapsicología de la Universidad de California.

Primero, se descartó la enfermedad mental. En casa de la víctima, los expertos comprobaron cómo unas luces se corporizaban, dando forma a  un hombre fornido. Este agredía a la víctima causándole incluso, daños físicos.

El fenómeno también se manifestaba con movimientos bruscos de objetos lanzados, a la manera de un poltergeist. Uno de los hijos de Carla, de 16 años, al intentar ayudar a su madre, fue empujado tan violentamente, que se partió un brazo.

Es un caso inexplicable,  inmortalizado por la novela “El caso de Doris Bither”. Nombre ficticio con el que el autor Frank de Felitta, publicó la historia en 1978.

Seguro que te sonará más la película de 1982 titulada “El ente”, inspirada en el mismo caso real.

Sobre el sexo con fantasmas, espíritus y otros entes sobrenaturales, los expertos sostienen posturas muy diferentes.

Algunos dicen que se trata de fantasías sexuales, que se materializan en el territorio ambiguo de los sueños.

Otros, más propicios a aceptar los fenómenos paranormales, explican que durante el sueño, es cuando nuestras defensas se encuentran más bajas, permitiendo así el acceso a entidades del bajo astral.

Estas entidades podrían muy bien ser lujuriosas.

Como sea, ningún experto pudo dar una solución o explicación efectiva, al caso de Carla Morán. La mujer siguió experimentando las visitas del ente lujurioso, a pesar de mudarse repetidas veces.

Compártelo si crees que será útil para otros
Si no lo has hecho aún, te animo a que te descargues tuREGALO de BIENVENIDA

¿nos vemos en los comentarios?

Me gustaría conocer tu opinión acerca de este artículo y qué te ha parecido.

 

1 comentario en “Fantasmas Chocolate o Sexo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba