¿Qué son los Bajos astrales?

¿Qué son los bajos astrales?

Qué son los Bajos Astrales

La pregunta de Qué son los Bajos Astrales, a menudo provoca miedo, pero siempre despierta una gran curiosidad y más preguntas. Suele conocerse como bajos astrale,s a las energías negativas que pueblan el bajo astral. Lo cual te llevará a preguntarte:

¿Qué es el bajo astral?

Y la respuesta obvia, aunque te parezca broma, es que se trata del nivel más bajo del plano astral. Allí donde se encuentran los Bajos astrales. Por lo que te preguntarás:

¿Qué es el plano astral?

Desde la filosofía clásica hasta la oriental, las filosofías esotéricas y herméticas, han considerado un quinto elemento más allá de los cuatro elementos conocidos, a saber, aire, agua, tierra, fuego. Ese quinto elemento o éter, es el plano astral, también llamado reino astral o mundo astral. Podemos considerarlo otra dimensión en la cual no debemos ni podemos habitar permanentemente. Dimensión que sin embargo, podemos visitar.

Las tradiciones filosóficas mencionadas anteriormente, han dividido ese Plano astral en siete niveles, que básicamente, se diferencian por su distinto grado de vibración energética.

Otra vez como en un círculo, regresamos al punto de partida. A partir de la definición del Plano astral, comprendemos mejor lo que son los bajos astrales.

Entonces, si el bajo astral es el nivel de vibración más bajo del mundo astral, los bajos astrales habitan en ese plano.

 

¿Se puede ir al bajo astral?

Sabemos lo que hay en el bajo astral gracias a los psíquicos, médiums y otros expertos que estudian hechos paranormales. Se puede ir al bajo astral a través de la práctica de distintas técnicas voluntarias:

  • espiritismo,
  • sesiones de ouija,
  • captromancia o trabajo con espejos,
  • viajes astrales,
  • nigromancia

Todas estas técnicas deben ser realizadas después de un riguroso entrenamiento y bajo supervisión de un Maestro gruía, precisamente para que no se cuelen Bajos astrales en el plano físico en el cual habitamos a diario la mayoría de las personas.

Aunque a veces, lo que está buscando la persona que va al bajo astral, es la invocación de una entidad negativa para traerla a nuestro plano físico. Este podría ser por ejemplo el objetivo de un mago oscuro que practica nigromancia para perjudicar a alguien.

También hay formas involuntarias de ir al bajo astral o de abrir un portal dimensional por el que se cuelen entidades del bajo astral, como por ejemplo, a través de los sueños, o los espejos.

 

Entidades del bajo astral

 

Recuerda que la energía no se crea ni se destruye, sino que se transforma. ¿Por qué digo esto? Porque las energías pueden ser positivas o negativas, y en el caso de las entidades del bajo astral, casi todas se alimentan de energías negativas.

Las entidades del bajo astral pueden ser:

  • Cascarones verdaderos
  • Cascarones falsos
  • Larvas energéticas
  • Egregores
  • Magos negros
  • Psíquicos
  • Personas comunes

¿Qué es un cascarón astral?

Es como un cuerpo “intermedio” que ocupa el cuerpo astral (espíritu) una vez abandonado el plano físico después del fallecimiento. Es lo que ha quedado del cuerpo astral una vez este ha evolucionado hacia otro plano astral.

Generalmente, este Cascarón es el que se ve en una sesión de espiritismo, o es esa aparición a la que popularmente conocemos como “fantasma”. El fantasma no es el fallecido en sí, sino restos de él aferrados al cascarón. Teniendo en cuenta esto, es muy importante diferenciar entre cascarones verdaderos y cascarones falsos.

Cascarones verdaderos

Cuando una persona fallece, su cuerpo astral abandona el cuerpo físico. Este cuerpo astral queda a veces ligado al mundo físico por cuestiones diferentes, ya sea porque la persona considera que le ha quedado algo por hacer, porque se encuentra muy apegada a un objeto o una propiedad, o simplemente porque se trata de un espíritu de muy bajas vibraciones, que ha asesinado o torturado, y que no ve la manera de mejorar estas vibraciones para ascender de plano astral. Al suceder esto, es posible que ese espíritu o parte de él se manifieste en un cascarón astral verdadero, que puede ser visto por videntes, o percibido por personas comunes a través de sucesos paranormales, como ruidos o sombras o incluso con la imagen que el fallecido tenía en vida.

Cascarones falsos

Este lapso en el que el cuerpo astral se va desligando de lo físico y de sus más bajas pasiones, puede variar. Por lo tanto, tendremos espíritus muy apegados a lo materia, que se aferrarán al cascarón lo más que puedan.

Para mantener el cascarón necesitarán energía. Esta energía la tomarán de los humanos vivos, que los llamen o invoquen.

Cuando los cascarones tardan mucho en desaparecer, es decir cuando el cuerpo astral se resiste a irse, el cascarón puede ser paulatinamente invadido por entidades oscuras formadas por cúmulos de negatividad, o larvas astrales.

Así, el fantasma que creemos reconocer, ya sea en una aparición espontánea o provocada por un médium, solo tendrá el aspecto (cascarón) de nuestro conocido. Pero en realidad este habrá sido usado por cualquier otra entidad del bajo astral, para colarse en el mundo de los vivos.

De ahí el gran peligro de usar Espejos en esoterismo sin un conocimiento experto, o de realizar ouijas a modo de diversión.

Magos negros

Suelen frecuentar el bajo astral en busca de entidades oscuras que puedan invocar, para realizar rituales contra personas vivas o para sus propios intereses de dominación.

Psíquicos

A menudo, personas que practican viajes astrales sin ningún interés dañino, como podría ser el de un mago negro, también caen en el bajo astral en su afán por conectarse con energías más elevadas. Aunque no tengan mala intención, pueden traerse con ellas al plano físico una larva energética.

Personas comunes

Cuando dormimos, nuestro cuerpo astral puede separarse del físico, tal como algunos psíquicos hacen voluntariamente. Por supuesto, como sucede en un viaje astral voluntario, la separación nunca es definitiva por muy profundo que estemos durmiendo.

A veces, la vulnerabilidad que tenemos mientras dormimos, puede propiciar la entrada de entidades del bajo astral al plano físico, por ejemplo a través de un portal en un espejo. Casi todos tenemos un espejo en el dormitorio, del cual solo recordamos limpiar el polvo pero no la energía.

Asimismo, cuando nos dormimos pensando en cosas negativas, enfadados o estresados, en vez de recoger energía positiva reparadora en el plano astral, atraeremos energía negativa o directamente larvas astrales.

Larvas energéticas o Gusanos astrales

Los miedos, la ira, la envidia, la baja autoestima, la depresión, todas las emociones y los pensamientos negativos que tenemos y que alimentamos a diario, dedicándoles tiempo y energía, también atraen energía negativa y llegan a constituir en sí mismos entes oscuros o cúmulos de negatividad. Estas entidades del bajo astral se conocen como larvas energéticas, parásitos o vampiros astrales y para mantenerse necesitan alimentarse de más negatividad, de vibraciones tan bajas y densas como aquellas que los generaron, que son las nuestras propias.

Así, un mago negro podrá invocar una larva astral para que sirva a sus intenciones malignas, pero esta entidad oscura también puede ocupar un cascarón falso y colarse en tu vida a través de una sesión de espiritismo o de un portal en un espejo.

Una larva astral se alimentará de los pensamientos negativos de una persona, pudiendo influir en todos los que la rodean y provocando fenómenos terroríficos en un hogar.

Los gusanos astrales no solo pueden manifestarse en forma de sucesos paranormales sino que pueden causar malestar físico en las personas que los alimentan con su energía negativa. Se cree que larvas energéticas mantenidas durante largo tiempo podrían determinar períodos de “mala suerte”, desgracias personales y enfermedades tan graves como el cáncer.

Egregores

Un egregor obtiene su fuerza de los pensamientos de un conjunto de personas. De tal modo que puede modificar el ambiente en el que vivimos y desde luego limitar nuestras elecciones. Afortunadamente, un egregor puede ser tanto negativo como positivo. Aquí basta con saber que también forman parte de los habitantes del bajo astral, pero merecen una explicación aparte.

 

¿Cómo protegerse de las entidades del bajo astral?

 

 

 

Compártelo si crees que será útil para otros
Si no lo has hecho aún, te animo a que te descargues tuREGALO de BIENVENIDA

¿nos vemos en los comentarios?

Me gustaría conocer tu opinión acerca de este artículo y qué te ha parecido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba